Qué ver en Arévalo

0
440
Arévalo

Arévalo, ciudad y un municipio, perteneciente a la provincia de Ávila, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Su casco antiguo está declarado bien de interés cultural.

La zona está poblada desde tiempos remotos, habiéndose hallado yacimientos prehistóricos cercanos a la población. Arévalo se fundó hacia 1085-1090, en el contexto de la Reconquista cristiana. Aparece documentada por primera vez en el año 1090, cuando llegan a ella repobladores del norte de la península. Perteneció hasta el año 1135 al obispado de Palencia y posteriormente al de Ávila. Durante la segunda mitad del siglo XII fue frontera entre los reinos de Castilla y de León, además el concejo de Arévalo a lo largo de su historia consistió mayoritariamente de territorios de realengo. En Arévalo se asentó una numerosa comunidad judía y musulmana, siendo la judería de Arévalo la segunda del reino de Castilla a comienzos del siglo XV.

El rey Enrique IV de Castilla convocó cortes en Arévalo y, más tarde Isabel la Católica pasó en ella su juventud. En la ciudad estableció su corte el hermano de Isabel, Alfonso. El ducado de Arévalo tan solo perduró hasta 1480, cuando los Zúñiga no pudieron retener la posesión de la ciudad por las presiones de la familia real, capitulando y entregando Arévalo a Isabel de Portugal, progenitora de Isabel la Católica.

El 2 de julio de 1494 se ratificó en Arévalo el Tratado de Tordesillas. En el siglo XVI Ignacio de Loyola pasó su adolescencia en Arévalo. Tras la muerte de Fernando el Católico, el emperador Carlos V intentó ceder Arévalo a Germana de Foix, a modo de compensar las rentas que en principio le había prometido el esposo de Isabel la Católica en su testamento.

Tras la muerte de Germana de Foix la localidad debería volver a manos del monarca. La villa protestó, se rebeló, y, tras el pago de una serie de compensaciones monetarias, consiguió, en 1520, la promesa del emperador de que la villa no sería nunca enajenada ni vendida.

El comienzo del siglo XIX trajo sin embargo una importante crisis de subsistencia y el paso de los ejércitos franceses por la localidad agravó la situación todavía más por las exigencias desmesuradas de vituallas por parte de los oficiales. La villa adquirió el título de ciudad el 19 de julio de 1894, concedido por María Cristina de Habsburgo-Lorena.

¿Qué ver en Arévalo?

  • Restos de la Muralla.
  • Castillo, Precio 4 €.
  • Plaza de la Villa.
  • Puente de Medina.
  • Iglesia parroquial de Santo Domingo de Silos.
  • Iglesia de San Juan Bautista.
  • Iglesia de San Nicolás de Bari.
  • Iglesia de Santa María.
  • Iglesia de San Miguel.
  • Iglesia de El Salvador.
  • Iglesia de San Martín.
  • Palacio de Gutiérrez-Altamirano.
  • Palacio de los Sedeño.
  • Ermita de La Lugareja.
  • Museo del Cereal.
  • Museo de Historia de Arévalo. Gratuito.

Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo Arévalo

Dinos algo